10 marzo 2017

Tipos de conectores y su función en una oración

A finales de 2015, en mi fanpage de facebook, escribí algunos consejos sobre escritura. Comparto con ustedes el referido a los conectores.

A la hora de escribir tenemos a mano un elemento indispensable para que un cuento, un artículo, un mensaje de texto, o incluso un mail, no se conviertan en un amasijo de ideas desordenadas. Se trata de los conectores, banditas elásticas de la escritura que unen oraciones y conceptos.





Ejemplos:

1- Visualicé el arco, tomé carrera y pateé el ángulo. Sin embargo, mejor hubiera sido que la cancha fuera de rugby porque la pelota se me fue tan alto que terminó en la tribuna.

Este primer ejemplo contrasta mis ganas de ser Messi con la realidad de estar para aguatero suplente.

2- Por un lado, me daba un poco de asco. Pero por otro lado, con el hambre que tenía estaba dispuesto a darle un buen mordisco a esa tortilla de hormigas fritas.

Estos dos conectores combinados por un lado contrastan el asco con el hambre y, por otro lado, ordenan las ideas en secuencias. Primero la idea del asco. Después, la del hambre.

3- Era el atleta más rápido del mundo. Gracias a eso ganó la carrera de 100 metros en los juegos olímpicos. Ahora bien, cuando se organizó una competencia intergaláctica, los corredores del planeta Futing le sacaron varias cabezas.

Primero, hay una relación causa-consecuencia entre la velocidad del corredor y el premio que logra. Segundo, una concesión que tiene la siguiente lógica: está bien, el corredor terrícola era rapidísimo, pero los extraterrestres eran más rápidos y encima tenían varias cabezas.

4 - El Tiranosaurio abrió su bocota llena de dientes filosos, igual que la directora de mi escuela cuando se enoja.

En este caso el conector es comparativo. Compara al dinosaurio con la espeluznante directora.

5 - Pisó una cáscara de banana, se tropezó, se raspó la rodilla, le cayó un baldazo de agua fría en la cabeza y, por si eso fuera poco, el club de sus amores perdió por goleada el superclásico.

Tanta mala suerte en una misma oración solamente puede significar que estamos ante un caso de conector aditivo. Para que el ejemplo sea más clásico, se puede reemplazar el "por si eso fuera poco" por el "además".

6 – Mientras me lavaba los dientes, ¡me di cuenta de que no tenía dientes!

Conector temporal. También se puede usar “después” (Ej: Mejor hago la tarea después de pegarme una buena siesta). “En cuanto” (Ej: Mando un whatsapp en cuanto el profesor no me vea).

No hay comentarios:

Publicar un comentario