15 septiembre 2008

Consejos para redactores y editores de texto

Algunos consejos para los que tengan que editar textos breves o adaptarlos a la pantalla de televisión.

En vez de poner “Ésa es la única esperanza que tengo”, pueden simplificarlo con “Es la única esperanza que tengo”. Ahorran unos cuantos caracteres.

“Me alegro de verte” puede ser reemplazado por “Me alegra verte”. El primero es un verbo que precisa la preposición “de”, el segundo no. La respuesta a estos dos enunciados es también diferente. “Me alegro de verte” puede tener como respuesta “Yo también”. En cambio, “Me alegra verte” no puede tener “Yo también” sino “A mí también”. Es que para el primer caso tenemos la paráfrasis “Yo me alegro de verte” y para la segunda “A mí me alegra verte”.

Eviten los gerundios cuando puedan. En vez de “El equipo está haciendo grandes esfuerzos”, en casi todos los contextos será igualmente válido “El equipo hace grandes esfuerzos”. Está bien que se acotan un poco las posibilidades que nos da nuestro hermoso idioma español (como esa sensación de evento en ejecución que da el gerundio), pero a veces el espacio con que se cuenta es el que impone las reglas.

Una última posibilidad es cuando se encuentran con “Me di cuenta de que…”. En una gran cantidad de casos no se pierde el sentido si lo cambian por “Noté que…”, y ahorran mucho espacio.

Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario