¿Y la luna dónde está?, de Didi Grau

El libro álbum


Los libros-álbum plantean un desafío para el lector. Lejos de la estructura clásica y el desarrollo que busca empatizar con los lectores, quienes anticipan lo que va a pasar, en este género literario se transgreden reglas y se invita al niño a elaborar sus propias interpretaciones, sin que estén necesariamente mediadas por los padres. Se plantea un juego entre imagen y texto, que se enriquecen recíprocamente. Un niño puede poner en juego su conocimiento del mundo al apreciar las imágenes e incorporar el texto, casi siempre corto, a su proceso de aprendizaje de la lengua.



¿Y la luna dónde está?


En ¿Y la luna dónde está?, de Didi Grau, nos encontramos con una transgresión de la estructura en la mismísima tapa. La ilustración enorme que la cubre traspasa la tapa y ocupa una parte de la contratapa. El título, pequeño, en la esquina superior derecha, nos anticipa cómo el texto se integra con la ilustración y se convierte en un susurro en la noche. Esa noche que acompaña y enriquece nuestra interpretación de cada escena. La estética está adaptada a la temática del libro. Colores oscuros y personajes que, sin contar con gestos expresivos en la cara, adquieren fuerza a partir de sus posiciones y movimientos. El relato comienza con una pregunta de la narradora. ¿Dónde está la luna en esas noches tan negras como la boca de un lobo? Y así empezamos a seguir los pasos de la luna desde que se despierta y se da un baño de luz de estrellas, hasta que se hace un ovillo y rueda por el cielo. Hay un juego constante con las figuras geométricas. Se destaca el trapecista, una especie de muñeco articulado que ayuda a la luna a girar. En el paisaje predominan las figuras con picos, que contrastan con la redondez de la luna una vez que se alza en el cielo.

Nos encontramos con un relato circular de una belleza que lo hace único, apto para los chicos más chicos y los no tanto. Apto también para los que nos deleitamos con esta estética que tiene un dejo de Tim Burton, y una historia que exalta la imaginación, el juego con una idea, y que nos acompaña hasta la hora de dormir, momento en que nos transporta a la puerta del sueño, el lugar perfecto donde seguir fantaseando.

Editorial Del Eclipse. Para ver esta y otras obras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Eugenio Cambaceres y el gen del mal en el naturalismo

Guerra mediática y revoleo de sufijos