06 enero 2008

"Él" artículo sobre pronombres personales y posesivos

Como prometimos, empieza enero y damos el segundo paso del camino que, esperamos, nos lleve a mejorar la expresión. En este caso tocamos un tema ortográfico de vital importancia.

Pronombres personales y pronombres posesivos


Pronombres personales.
Si nos detenemos un tiempo en los carteles inmensos que intentan llamar la atención con publicidades, podremos notar que una inmensa mayoría tiene errores ortográficos bastante groseros. Un ejemplo clásico es la confusión entre los pronombres personales y posesivos*. En un intento por dar énfasis al sujeto al que se refieren, nuestros queridos gerentes de marketing no tienen mejor idea que acentuar el “tu” en frases como: “Fantoche Medical Group es tú seguro médico”. En realidad, el “tú” se acentúa cuando reemplaza al sujeto. Ejemplo: “Eres tú quien sufrió un colapso nervioso después del último aumento de la prepaga”. De ninguna manera se acentúa cuando se usa en función de pronombre posesivo: “Tu seguro, tu casa, tu perro”.

Insistimos, por más que el que escribe quiera hacerle comprender salvajemente a su interlocutor* su grado de poseedor de lo que fuera, el acento está de más. “¡Movete de miiiiiiiiiiiii silla!” a pesar de ser un tanto antiestético es mucho más razonable que “¡Movete de mí silla!”. En este último caso estaríamos siendo agramaticales, resultado que se da cuando una oración pierde su coherencia y cohesión. ¿Por qué? Porque el “mí” es un pronombre personal que me reemplaza justamente a mí (al que enuncia) como persona. Si intentáramos interpretar esa última oración nos encontraríamos en un aprieto. ¿El sujeto le está hablando a una silla? ¿Le dice que se mueva de encima de él? “¡Salí de encima mío, silla!”. El problema es que, al menos por ahora, las sillas no son capaces de comunicarse con nosotros, a menos que hablemos de la silla de Boris Vian en su maravillosa y absurda novela El otoño en Pekín. Una silla con problemas de flatulencia, por cierto.

Hasta la próxima semana.

*Pronombre personal (RAE): El que designa personas, animales o cosas mediante cualquiera de las tres personas gramaticales. Generalmente, desempeña las mismas funciones del sujeto o del grupo nominal; p. ej., yo, tú, él.

*Pronombre posesivo (RAE): En algunas gramáticas, el que denota posesión o pertenencia; p. ej., mío, tuyo, suyo, cuyo.

*Interlocutor (RAE): Cada una de las personas que toman parte en un diálogo.

1 comentario:

  1. Silvia16:11

    Muy bueno. Explicado con claridad y con gracia. Me encantó. ¡Más, más!

    ResponderEliminar